Noticias

Alimentos que contribuyen a una mejor hidratación del organismo


alimentos hidratantes


Mantener una hidratación adecuada es esencial a lo largo de todo el año, pero especialmente durante el tiempo más seco, de mayor calor o cuando se practica ejercicio físico.
Mantener el organismo bien hidratado y el equilibrio hídrico es esencial para garantizar un funcionamiento saludable de nuestro organismo.


Más de la mitad del agua que consumimos proviene de los líquidos que bebemos. Además de la ingesta de alrededor de 1,5 a 2 litros de agua (recomendada para adultos sanos) a lo largo del día, los alimentos frescos, ricos en agua y minerales, como las frutas y las hortalizas, son excelentes aliados para un organismo bien hidratado.

Cuando la pérdida de agua y sales minerales es superior a su ingesta, el organismo se encuentra en un estado de deshidratación.

A fin de evitar la deshidratación, debemos mantenernos atentos a síntomas como dolores de cabeza, mareos, cansancio, náuseas, sensación de calor y visión borrosa.

Otro cuidado importante está relacionado con el hecho de no esperar a tener sed. Cuando la sensación de sed surge, nuestro organismo puede estar significativamente deshidratado. Esto quiere decir que no debemos esperar a tener sed para beber agua. Además, algunas personas, especialmente los niños y los ancianos, pueden ser menos sensibles a la sensación de sed, lo que quiere decir que esta sensación no siempre es un buen indicador del estado de hidratación.

Evita llegar a tener la sensación de sed y bebe pequeñas cantidades de agua, de forma espaciada a lo largo de todo el día.

Algunos alimentos son una excelente forma de complementar la ingesta de líquidos, contribuyendo así a la hidratación del organismo.
La lechuga es uno de los vegetales más ricos en agua, ya que se compone de,  aproximadamente, 96% de agua.

Siguen el pepino y rábano, compuestos por cerca de 95% de agua. Estas dos hortalizas pueden ser consumidas crudas, como un aperitivo o un almuerzo ligero, o pueden ser utilizadas para enriquecer otras preparaciones.
El apio, la espinaca y el tomate comparten el mismo porcentaje de agua, alrededor de 94%. El tomate puede ser utilizado para preparar una sopa fría, o puede ser una base muy práctica, fácil y rápida para preparar una ensalada fresca.
Respecto a las frutas, la sandía es la campeona en lo que se refiere a la presencia de agua, con cerca de un 94%.
Sigue el melón, compuesto por 92% de agua, la fresa con cerca de un 90%, y la piña con un 87% de agua.

La fruta, preferentemente de la estación, debe ser consumida cruda. Sin embargo, en algunas ocasiones, puedes optar por zumos de fruta natural sin azúcar añadida. Para preparar un zumo más hidratante, elige las frutas con mayor contenido de agua y opta por agregar agua para obtener la taza.
Cuando no tienes la posibilidad de preparar un zumo casero, elige jugos 100% de fruta. Los batidos son otra buena opción, tanto la fruta como la leche o los yogures son alimentos muy ricos en agua.
Dar sabor y color al agua puede ser un truco para facilitar la ingesta de agua, como por ejemplo las aguas aromatizadas, con rodajas de limón y/o pepino, hojas de menta o una rama de canela. Por otro lado, la versatilidad de las infusiones y los tés permite crear bebidas frías o calientes, dependiendo de la época del año y del gusto individual.

La sopa de verduras es una excelente fuente de agua, promoviendo una correcta hidratación. En verano se pueden preparar sopas ligeras con verduras variadas.
La gelatina, por último puede ser un postre o snack dulce que incluye agua en su preparación y composición. Además, puedes mezclar la gelatina con frutas variadas.

No hay comentarios.