Noticias

Conoce los beneficios de la vitamina D, la vitamina del sol


La vitamina D, también conocida como la vitamina del sol, es una vitamina liposoluble (que se disuelve en la grasa) esencial para el buen funcionamiento y equilibrio de nuestro organismo. Esta vitamina desempeña un papel importante para la salud ósea, y tiene un papel relevante para el sistema inmunológico, para el sistema cardiovascular y el sistema nervioso.
beneficios de la vitamina d



A diferencia de otras vitaminas, la vitamina D puede ser producida por la piel, a través de la exposición a los rayos ultravioletas. La vitamina D se encuentra, esencialmente, en dos formas moleculares distintas y con diferentes orígenes: la vitamina D2 – ergocalciferol - de origen vegetal y la vitamina D3 – colecalciferol - de origen animal.

Otra particularidad de la Vitamina D se debe a su complejo metabolismo, más precisamente al hecho de que las vitaminas D2 y D3 son biológicamente inactivas. En otras palabras, para que el organismo pueda utilizar la vitamina D en primer lugar, las vitaminas D2 y D3 tienen que ser activadas, o sea, tienen que ser transformadas.

La primera transformación se produce en el hígado, donde se forma la 25-hidroxivitamina D, y después en el riñón, donde se obtiene la 1.25-dihidroxivitamina D.

La vitamina D y la salud


Una de las principales funciones de la vitamina D, y quizás la más conocida, es ser responsable de regular el metabolismo óseo. Esta vitamina es esencial para el desarrollo saludable y para el mantenimiento de los huesos y dientes. Por un lado, promueve y optimiza la absorción del calcio; por otro lado, evita la eliminación renal de calcio.

Pero el papel de la vitamina D en nuestra salud no está sólo aquí. Las diversas funciones que desempeña en distintos tejidos y órganos hacen de la vitamina D un elemento esencial para la salud de nuestro organismo.

Desempeña un papel importante a nivel muscular, a nivel del sistema inmunológico y a nivel del sistema nervioso, puesto que previene el deterioro cognitivo.

En relación con el sistema cardiovascular, la vitamina D desempeña un papel protector, ya que parece reducir el riesgo de infarto de miocardio, enfermedad coronaria e insuficiencia cardiaca.

Además, la Vitamina D revela un efecto preventivo de la obesidad y de la diabetes mellitus, ya que tiene la capacidad de mejorar la sensibilidad a la insulina. Así mismo, durante el embarazo, la Vitamina D disminuye el riesgo de eclampsia.

Fuentes de Vitamina D


La principal fuente de vitamina D es el sol. Para que nuestra piel sea capaz de producir una dosis adecuada (alrededor de 80%) de vitamina D, es necesaria la exposición al sol sin protector solar, durante unos 15 minutos, al menos 3 veces por semana.

Sin embargo, además de la exposición solar, es esencial un correcto aporte de esta vitamina a través de la alimentación, en particular a través de la ingesta adecuada de alimentos naturalmente ricos en Vitamina D.

Alimentos naturalmente ricos en Vitamina D


· Leche y derivados (yogur y queso)

· Crema vegetal para untar

· Yema de huevo

· Pescado, en particular, los pescados grasos como la caballa, el salmón, el atún, la sardina, entre otros

· Ostras

· Aceite de hígado de bacalao

NOTA: Algunos medicamentos y bebidas alcohólicas pueden reducir la absorción de la vitamina D y, por consiguiente, su disponibilidad en el organismo.

Carencia de Vitamina D


Parece que la prevalencia de la falta de Vitamina D aumenta. Este hecho puede ser explicado por el aumento de los cuidados en el momento de la exposición solar (menos exposición al sol y el uso de protectores solares), por la disminución de la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, como por ejemplo la disminución del consumo de pescado y el uso de medicamentos que disminuyen la disponibilidad de la vitamina D.

La deficiencia de vitamina D puede provocar debilidad muscular, raquitismo (en los niños) y osteoporosis.

El riesgo de deficiencia de Vitamina D es mayor en los individuos poco expuestos al sol y que pasan pocas horas al aire libre, en los niños, los ancianos, durante el embarazo (ya que las necesidades de vitamina D se ven aumentadas) y durante la menopausia (fase en la que un correcto aporte de vitamina D y calcio es vital, ya que la descalcificación ósea aumenta, como consecuencia de la disminución de la producción de estrógeno).

No hay comentarios.