Noticias

Cómo evitar el debilitamiento de los huesos



Evitar el debilitamiento de los huesos

La osteoporosis fácilmente puede ser eludida con una alimentación equilibrada acompañado de un ejercicio moderado. Este padecimiento también es conocido como la enfermedad de los “huesos quebrados” y suele frecuentarse más en las mujeres a partir de su edad mediana.
osteoporosis

Este decaimiento está relacionada con la perdida de estrógenos (hormonas que, entre otras cosas, ayudan a mantener la masa ósea) propia de la menopausia. Pero ahora tiene mayor riesgo de padecerse a edades tempranas,  debido a desordenes de la alimentación, como la anorexia, y el sobreentrenamiento físico, que afecta la regularidad del periodo femenino. La idea de que la osteoporosis es una consecuencia inevitable de la edad va dando paso a la de que la dieta y el estilo de vida que se sigan durante la juventud y la edad mediana contribuyen a evitarla. Antes se creía que el calcio era el único factor dietético para prevenir la osteoporosis, pero ahora se afirma que quizá se ha exagerado el papel preventivo del mineral blanco y se reconoce cada vez más la función protectora de otros nutrientes

Beneficios del Calcio

Para que los huesos puedan alcanzar su máxima densidad, necesitan un mínimo de 1.000 miligramos de calcio al día, una cantidad inferior a las que toman las adolescentes en una dieta promedio.
“Muchos alimentos, como el salvado y las gaseosas, contienen altos niveles de fosfato, los cuales inhiben la absorción de calcio”

Entre las fuentes del calcio tenemos que se encuentra en mayor proporción en  la leche y sus derivados lácteos, pero conviene consumirlos a diario en sus variedades descremadas, otros alimentos que también aportan calcio pero en cantidades reducidas es la sardina en aceite, las espinacas, la crema de pescado, las nueces, y el tofu (queso de soya)

factores que aumentan el riesgo de sufrirla pueden ser:  Fumar, tomar bebidas alcohólicas, llevar una vida sedentaria, no recibir luz solar, falta de calcio en el organismo o tener antecedentes familiares de osteoporosis, estos factores predisponen a la dolencia de esta enfermedad. 

Evitar el debilitamiento de las rodillas


rodillasLa actividad física sin supervisión, la falta de estiramiento , el sobrepeso , la genética y la edad puede ser responsable de varias lesiones de rodilla . El último factor citado, tiende a ser determinante para mantener la calidad de vida equilibrada. Después de 40 años de edad, las rodillas comienzan a perder el cartílago , lo que refleja el inicio de desgaste en las articulaciones.
Además de las actividades diarias, muchas personas que alcanzan los 40 años empiezan a buscar mayor calidad de vida ejercitándose, pero sienten fuertes dolores en las rodillas y acaban disminuyendo la frecuencia o hasta parando de ejercitarse. Por eso, hemos enumerado a continuación algunos consejos para que usted pueda mantener sus rodillas sanas y listas para reanudar sus actividades.


Todo comienza antes de los 40

Mantener las rodillas sanas comienza bien antes de los 40 años. Estas sugerencias, si no pueden servir para ti, podría ayudar para el crecimiento de tus hijos y nietos. A partir del momento en que se empieza a caminar y se inicia la exploración del mundo, comienza también un trabajo de equilibrio y coordinación ideal para dejar, no sólo las rodillas, sino todas las articulaciones con buena salud.
El futuro de la movilidad de las articulaciones superiores e inferiores está íntimamente ligado a la memoria de movimiento adquirida durante el período de crecimiento y desarrollo, es decir, durante la infancia y la adolescencia.

Hacer seguimiento médico

Un médico ortopedista para ver si todo va bien con las rodillas es crucial. 
Escuche con atención y siga las recomendaciones, aunque esto signifique retrasar un poco el inicio de la reanudación de los ejercicios o hasta aprender un nuevo deporte. ¡Sus rodillas lo agradecerán!

Mirar la balanza con atención

En la balanza, vea cómo está su peso en relación a la altura. Recuerde que las articulaciones de los miembros inferiores son responsables de cargar el peso del cuerpo durante los desplazamientos. Estos sufren con ello siempre que esté más del 10% por encima del ideal para su edad. Esta condición no impide la práctica de ejercicios, pero requiere adaptaciones para compensar la sobrecarga que el cuerpo necesita soportar.

Cuidado con las enfermedades degenerativas

Asegúrese de que las enfermedades degenerativas tales como artritis y artrosis , no estén en progreso. Las degeneraciones de las rodillas se aceleran en aquellos que tienen sobrepeso. La artritis también se desarrolla más rápidamente en los sedentarios, o sea, se relacionan íntimamente con el número de horas en que usted permanece sentado. Haga su día a día más activo. Deje el autobús o el carro de lado y vaya a pie siempre que sea posible. Suba de caminar por la escalera, dejando el ascensor a los que realmente necesitan.

Cuidados durante el ejercicio

Cuide bien de la manera en que usted camina y corre. Los errores a la hora de ejercitarnos, en la proporcionalidad de los diversos segmentos del cuerpo durante la caminata o carrera, pueden revelarse en dolores localizados en la articulación de las rodillas.

Mantenga la fuerza

Mantenga siempre la fuerza de los músculos que mueven las rodillas. Los ejercicios de resistencia regularmente garantizan la función de estabilidad secundaria (la primaria corresponde a los ligamentos) de las rodillas. Los músculos bien desarrollados también ayudan a distribuir los nutrientes necesarios para la salud del cartílago articular.

Amplitud y flexibilidad

Mantenga siempre la amplitud de movimiento y la flexibilidad de las rodillas. Esto representa un arco de movimiento de -10 grados (es decir, 10 grados de extensión) hasta 120 grados de flexión. Manteniendo las rodillas flexibles, podemos distribuir mejor la carga sobre el cartílago y articular de manera uniforme, sin que los puntos aislados sufran sobrecargas excesivas, mientras que otras partes del cuerpo no sufren ningún tipo de presión.

Tener un buen acondicionamiento físico

Mantener la aptitud física. La buena perfusión de los vasos periféricos obtenidos con ejercicios aeróbicos será en encargado de tomar todos los tejidos de los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de la articulación de la rodilla . Esta red de vasos sanguíneos, reclutada por los ejercicios aeróbicos, también se encargará de remover las células desgastadas y estimular su sustitución por nuevas.

Toma precaución del dolor

Si presentas dolor, puede servir de alerta para una enfermedad que se avecina y, si se sorprende a su inicio, generalmente es de tratamiento más fácil. Si el dolor es leve a punto de no cambiar sus rutinas de trabajo y deporte, no inspiran mayores cuidados. Sin embargo, la persistencia por días seguidos y el agravamiento de la intensidad del dolor a punto de alterar su rutina diaria, requerirá una consulta médica para descubrir su motivo e iniciar tratamiento y recuperación lo más temprano posible.

No desista de los deportes


Las actividades físicas son muy importantes para mantener una rutina sana y equilibrada. Por eso, aprovechar el deporte con cautela y adoptar los cuidados que he citado arriba son actitudes que ayudarán a adaptar sus condiciones actuales a la práctica escogida.


Una vitamina D3 recomendada para mantener fuerte tu salud ósea :

No hay comentarios.