Noticias

¿Qué comer si sufres de gastritis?


Mitos sobre la alimentación más divulgados

mitos alimenticiosSin ninguna base científica, hay creencias que nos llevan a pensar que algunos alimentos son puro veneno, mientras que otros son completamente inofensivos. Unos engordan y otros son los mejores aliados de las dietas. Pero ¿es realmente así? ¿Será que los huevos están llenos de colesterol? ¿Y la fruta después de las comidas engorda? Echa un vistazo a este artículo y descubre los principales mitos al respecto:

Comer huevos todos los días hace mal. Mito

Es verdad que hemos crecido en la creencia de que comer huevos todos los días hace mal. Ya que, se dice, serían los responsables por el aumento del colesterol y, como consecuencia, potenciadores del riesgo cardiovascular.
Hoy en día, está demostrado que el principal factor para el aumento del colesterol es la grasa saturada. La verdad es que, ahora se sabe que las personas sanas, y con una dieta variada, pueden consumir hasta un huevo por día, sin riesgos.
El huevo es un alimento con un gran valor nutritivo. Rico en proteínas, contiene todos los aminoácidos esenciales para el organismo. Compuesto por vitaminas del grupo B (B1, B3, B12, ácido fólico y biotina) A, E Y D, también es rico en magnesio, potasio, selenio, zinc, fósforo y hierro.
Sin embargo, aunque es un alimento riquísimo en términos nutricionales, no todas las personas necesitan consumir la misma cantidad de huevos. Una persona que consume poca carne o pescado, por ejemplo, debe comer más huevos para obtener la cantidad de proteína que el organismo necesita.
Mientras quien sufre de exceso de peso debe tener en consideración la cantidad que consume, y optar por la clara.

Comer fruta después de las comidas engorda. Mito

La creencia de que, después de las comidas, la fruta fermenta en el estómago y que su azúcar acaba por ser almacenado en forma de grasa corporal ha llegado a convertirse en otro gran mito.
Los alimentos siempre tienen las mismas calorías, independientemente de la hora o el momento en que se consumen. La única ventaja que se tiene en comer fruta antes de las comidas, es que esta aporta una sensación de saciedad, ya que tiene un alto contenido de agua y fibra.

Beber un vaso de vino tinto con la comida adelgaza. Mito

En 2012 se publicó un estudio realizado en la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, que demostraba que el vino tinto podría ayudar a perder peso. Años antes, un grupo de científicos alemanes realizó una investigación con ratones, donde un grupo recibía alimentación estándar y otro la misma comida y resveratrol (principal componente de los antioxidantes del vino tinto). Sólo el primer grupo probado presentó un aumento de peso.
Sin embargo, los expertos afirman que este es un mito. Un simple vaso de vino contiene alrededor de 107 calorías. Y si una persona bebiera siete tazas, consumiría lo equivalente a una comida.

Las bebidas light ayudan a adelgazar. Mito

Si bien es cierto que las bebidas light no cuentan con azúcar, estas pueden no ser las más indicadas para ayudar en la pérdida de peso.
Un estudio realizado sobre los efectos del azúcar y los endulzantes artificiales, con ratas, demostró que el grupo que recibió el edulcorante ganó más peso, ya que no obtuvo la sensación de saciedad, acabando por comer más después.
Por eso, si quieres adelgazar, lo mejor es aprender a comer. No es bueno ingerir bebidas light y continuar con hábitos alimenticios inadecuados.

Debemos comer mucha fruta y verduras todos los días. Cierto, pero ¡atención!


¿Qué comer si sufres de gastritis?

Es verdad que debemos comer frutas y verduras todos los días, pero no en exceso; sino en relación con nuestras actividades, peso y medida. Comer dos o tres kilos de fruta por día no sólo va a engordar a cualquier persona, sino que se estará la de contribuyendo a propiciar la aparición de diabetes.
La Organización Mundial de la Salud recomienda comer cinco porciones de fruta por día. Las frutas unitarias de tamaño medio como la manzana, el plátano y la pera, por ejemplo, son equivalentes a una porción.
En lo que respecta a las verduras, el principio es el mismo: no exagerar y comer de preferencia verduras o legumbres cocidas o salteadas (sin aceite u otros ingredientes calóricos).
colitisLa colitis o inflamación de la mucosa del colon es una enfermedad bastante común que; sin embargo, es demasiado molesta para la mayoría de las personas que padecen sus síntomas, como son: flatulencias, diarrea, deshidratación y dolor abdominal, entre otros.
La forma en que nos alimentamos es uno de los factores más importantes para tratar la colitis; ya que no sólo nos va ayudar a recuperarnos, sino que también podremos evitar varias de las molestias que provocan los síntomas. A continuación te damos algunos consejos sobre qué comer y que evitar en caso de que sufras de colitis.

Cuando se padece de colitis es sumamente favorable consumir vegetales siempre y cuando no sean considerados como flatulentos; por ejemplo, en esta categoría entran: la col, el brócoli, la cebolla, el ajo y vegetales completamente crudos; ya que nuestro organismo se tarda más tiempo en digerirlos. Debemos dar preferencia a vegetales como lo son la calabaza, la zanahoria y tubérculos como la papa, así como lechuga, espinaca y apio.

Si presentas colitis sí puedes consumir carbohidratos, solamente ten en cuenta que deben de ser preparaciones sencillas; por ejemplo: arroz blanco, pastas con salsas ligeras; o bien, pan sin demasiada azúcar.
En cuanto a la fruta, se recomienda comer plátano, manzana, papaya, sandía, entre otras; sin embargo, las frutas que tienen cáscara deben de consumirse sin ésta; ya que puede agravar la diarrea.

Así mismo, en una dieta orientada a mejorar los síntomas de la colitis, debemos eliminar cualquier tipo de frutos secos; es decir: almendras, nueces, pistaches, piñones, entre otros; además de palomitas de maíz y semillas; puesto que la mayoría de estos alimentos provocan flatulencias y pueden empeorar la inflamación de la mucosa del colon; lo que sin duda provocará dolor abdominal.
Las bebidas estimulantes también deben de ser prohibidas; ejemplo de esto son: refrescos, el café, bebidas con alcohol y el chocolate.

Por último, para mejorar el estado de salud, tampoco prepares comidas demasiado condimentadas; especialmente con picante. Tampoco te olvides de eliminar de tu dieta todo tipo de comida chatarra, o alimentos con demasiada grasa, como lo son las frituras.

No hay comentarios.